¿Quién no ha escuchado en alguna ocasión la expresión “se me ha caído la casa encima”? La norma social nos marca que para tener una salud mental adecuada hemos de salir de nuestro entorno seguro y relacionarnos. Pero… ¿qué ocurre cuando ese encierro es voluntario?

Síndrome de Asperger y Hikikomori, el encierro voluntario

Asperger y Hikikomori

Cuando ese aislamiento traspasa los límites de lo “normal” nos enfrentamos a un comportamiento sintomático que, asociado a otras características, podrían se la pista que llevase a síndromes con nombres propios. Pero, por supuesto, solo un profesional puede valorar si se trata de algo aislado o se trata de algo patológico.

El Asperger y el de Hikikomori son dos síndromes con una característica común, el deseo consciente de querer permanecer en un encierro voluntario.

Mundo Aspie en YouTube

Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo, es un TEA (trastorno del espectro autista). Afecta a la capacidad de la persona para comunicarse y socializar, entre otras cosas.

Una de las características es que nos cuesta salir de casa. En mi caso, siempre tengo muchas cosas por hacer que me interesan y realmente el tener que salir de casa me resulta “un fastidio”.

Y es algo en lo que no había reparado realmente, pero que realizando este artículo veo como cierto. Al salir de trabajar siempre tengo prisa por volver a casa, aunque no tenga nada que hacer,  y lo mismo me pasa cuando por cualquier motivo tengo que ausentarme de mi domicilio. Por muy interesante que sea la actividad que estoy realizando mi nerviosismo no me deja disfrutar del momento que estoy viviendo, únicamente me relajo cuando estoy “en mi zona de confort”.

Y es extraño porque realmente no se trata de una ubicación concreta sino del término “casa”. Si estoy en Barcelona estoy cómodo no saliendo de mi casa, si estoy en Madrid mi casa es mi refugio. Y si estamos de vacaciones aquel lugar considerado como mi hogar se convierte en “la madriguera” en la que siempre quiero estar.

Síndrome de Asperger y Hikikomori, el encierro voluntario

Síndrome de Hikikomori

Hikikomori significa literalmente: “apartarse, estar recluido”. Es un término japonés usado para referirse a las personas que han decidido abandonar la vida social, a menudo buscando grados extremos de aislamiento y confinamiento, debido a varios factores personales y sociales en sus vidas.

Los primeros casos comenzaron a estudiarse en los 70 en Japón. A día de hoy existen casos de retraimiento social agudo por todo el mundo –también se conoce como Síndrome de Puerta Cerrada– y el perfil de afectados comparte una característica común: el deseo de ser invisibles.

Características más destacable de los Hikikomori:

  • De media, no pasan de 25 años.
  • 3/4  partes de los afectados son varones.
  • Se trata del hijo mayor.
  • Han sufrido acoso escolar.

El Hikikomori no está recogido en el DMS-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría) que es el manual de referencia en psiquiatría.

Tal comportamiento podría estar motivado por muchas causas diferentes, cualquiera de las cuales podrían cambiar el diagnóstico. Un médico tendría que realizar una evaluación diagnóstica completa para un diagnóstico diferencial.

Detrás de la conducta de un Hikikomori podríamos encontrar:
  • Agorafobia. Temor obsesivo ante los espacios abiertos o descubiertos.
  • Trastorno de ansiedad social. Las personas con trastorno de ansiedad social sienten miedo y evitan situaciones en las cuales puedan ser juzgadas por los demás.
  • Trastorno de adaptación. Es un grupo de síntomas, como estrés, sentirse triste o desesperado y síntomas físicos, que pueden producirse después de pasar por un episodio estresante en la vida.
  • Trastorno depresivo mayor. Es una enfermedad mental que se caracteriza por un estado de ánimo invasivo y persistente acompañado de una baja autoestima y una pérdida de interés o de placer en actividades que normalmente se considerarían entretenidas.
  • Comportamientos adictivos.
  • TOC. Si el aislamiento es motivado por miedo a los gérmenes que se puedan encontrar fuera de su entorno, etc.
  • Trastorno del espectro autista. 
  • Esquizofrenia o trastorno delirante. Si el aislamiento es motivado por fantasías o ilusiones. 

¿Te ha gustado el artículo “Síndrome de Asperger y Hikikomori, el encierro voluntario” en Mundo Aspie. Soy aspie – soy geek?. Síguenos en Mundo AspieTwitterGoogle+Facebook y el canal de YouTube.

Ayúdanos a su difusión compartiéndolo en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo.

Suscríbete al canal de YouTube si aún no lo has hecho.

¡Gracias!

The following two tabs change content below.

Iñigo Mezcua

Aspie y apasionado de las nuevas tecnologías. Mis hobbies son testear dispositivos y ver series/películas.